Akiba Market

Reseña | Mashiro no Oto – Capítulo 5

Reseña | Mashiro no Oto – Capítulo 5

Esta reseña sobre Mashiro no Oto contiene spoilers. Si no has visto el capítulo, te recomendamos hacerlo y después regresar a leer la reseña.

Capítulo 5: Conjunto – Resonancia

Setsu solitario recuerda la nieve de antaño, pero es hora de iniciar con el club, al cual se une Rai. Sawamura, por pedido de Maeda, les enseñará para poder participar, solo que no consigue resultados y se frustra consigo mismo. La profesora, audaz y enamorada, le pide a Kamiki que dé algún consejo enviando por correo la interpretación de Shinbushi de Setsu. El maestro Kamiki llega a la escuela y le pide a Sawamura que toque de nuevo, él toca y el profesional se une, arrastrando la melodía logrando una buena unión. Ese fue su consejo, se retiró y días después los chicos por fin pudieron tocar la pieza para el concurso.

Opinión del capítulo

Me ha gustado más el capítulo de hoy, por los nuevos aspectos presentados sobre la madre de Setsu, Umeko, además de la fase de profesor de este mismo. A los secundarios no los sigo viendo tan relevantes, además que Rai se unió y sin saber exactamente por qué, a lo mejor por Sawamura. Si esto es así, realmente parece que toda la historia gira en torno a Setsu, lo cual no es malo si desarrollan a los secundarios, pero solo veo dos que han sido desarrollados y a medias, Yui y Kamiki, Maeda no lo creo porque no ha tenido crecimiento, sigue igual que antes solo que sin lo de la abuela. Y como ya va siendo, la segunda mitad es donde la música resuena y a sonado muy bien la unión de ambas armonías.

Sawamura Setsu, el nuevo profesor de shamisen

Al principio nos metemos en la cabeza de Setsu, su sentir, me hubiera gustado ver más de eso. Resulta que, como ya se esperaba, los del club no saben tocar, por eso Maeda le pide a Sawamura que les enseñe, este aceptó. Literalmente Setsu no es alguien sociable, muy frío y callado que solo sabe expresarse por medio de su instrumento, cualidades muy malas para enseñar, así que obviamente no lo hace bien y creo que eso le frustró, que hayan confiado en él y no haber podido dar los resultados esperados. A pesar que le pidió consejo a su hermano, siguiéndolo, solo le dio paciencia, no otra cosa. La tensión en el grupo aumentó por el propio sentir de Setsu, quien se desahoga tocando y dando una interpretación tosca pero buena. Toca como siente.

Disputas de madre e hijo

Umeko me parece un personaje interesante, muchas incógnitas la acompañan. Su discusión con su hijo se debe a sentires diferentes: Setsu decidió encontrar su propio sonido, Umeko no quiere que el recuerdo de su padre se pierda. Esto es lo que la madre dio a entender, porque ella fue la impulsora de la “Copa Matsugoro”, el nombre de su padre. Las rencillas entre padres e hijos suelen ser así, por dos puntos de vista o dos maneras de querer vivir la vida. Umeko hizo todo eso para que Setsu participara en el concurso individual. Me parece que este punto tiene mucho que ver con lo interno del protagonista: solo jamás podrá encontrar su sonido, en grupo puede hallar nuevas armonías. Curioso, rechazar lo individual es encontrarse a uno mismo porque solo nos definimos en relación a otros. ¿Qué tendrá Umeko bajo la manga?

El susto, “tú eres tú” y en conjunto

La profesora Keiko, por querer tener contacto, le escribe a Kamiki y le envía un audio con la interpretación de Setsu. Kamiki lo escucha y se estremece denotando miedo ante el potencial abrumador del joven. El que vaya a ayudarlos no es por eso, como dijo es por curiosidad, pero la curiosidad de saber hasta dónde puede llegar. Hablando del que tiene el potencial, se ve abrumado y Maeda lo anima diciéndole que él es él. Esto puede parecer obvio y hasta tonto, motivo por el cuál memearon a una chica del anime Parasity (¿Quién eres [Izumi]?). Esta simple frase obvio es la respuesta ante las inquietudes mentales de Setsu, ser como su abuelo, pero Maeda le dice eso y sabe que puede encontrar su sonido y diferenciarse.

Luego de esto vino la mejor parte del capítulo, Shinbushi tocado por Setsu y Kamiki. El conjunto que formaron es un complemento casi perfecto. Kamiki tocó para calmar a la fiera, lográndolo, porque lo arrastró y lo hizo acomodarse, dándole a entender que él también puede adecuarse a los otros. Así que fue una doble ayuda: a los novatos les hizo ver como se toca Shinbushi en su forma básica y a Setsu que puede bajar el ritmo y controlar sus emociones. Esto último le gustó a Sawamura por los recuerdos de su abuelo. Al final el club logra hacerlo.

Ha sido disfrutable. Sigo sintiendo que omiten varias cosas, veo medio fragmentado el anime. Igualmente se logra disfrutar, el sonido del shamisen atrapa, porque ese instrumento es un amigo,